domingo, 8 de abril de 2018

Desbloquear ya la memoria histórica en Jerez


Desbloquear ya la memoria histórica en Jerez.

   Jerez sigue siendo, desde el punto de vista simbólico, una ciudad de señoritos y terratenientes. Porque nuestro monumento al caballo, como todos sabemos, lo inauguró Franco. Porque la plaza del Arenal está presidida por un dictador, a quien muchos jerezanos consideran una especie de padre y amo protector. Porque la principal avenida de la ciudad está presidida por Álvaro Domecq, un alcalde franquista que representa, a caballo, justamente la diferencia de clases. Porque entre Cristina y la plaza Aladro sigue sentado, impertérrito, el marqués de Domecq echando migajas a los pobres. Por tanto, en el sentido simbólico –que la alcaldesa Mª José García Pelayo quiso rematar con una rotonda al Rotary Club International, otra a José Mª Escrivá de Balaguer, etc. – Jerez es una ciudad que mira a un pasado en blanco y negro, rancio. Nuestra ciudad está presidida, también, por “más de 330 calles y plazas con nombres de vírgenes, cristos, santos o religiosos y, además, …más de 15 monumentos y placas conmemorativas con imágenes religiosas en lugares públicos” (aunque quien escribió esto seguramente se quedó corto). Bajar del pedestal a uno solo de los santones de la derecha, nos referimos al “cantor del régimen” José Mª Pemán, ha sido, se comprende, un terremoto para algunos que no logran acostumbrarse a vivir en democracia.

   Creemos, por todo lo anterior, que en Jerez es un asunto importante, entre otros como el empleo, la salud, la vivienda, etc., trabajar en favor de la memoria histórica, es decir, descubrir el lado hasta ahora sepultado de nuestra identidad democrática (además de localizar y dar una sepultura digna a las, probablemente 500 ó 600, personas que el comandante Arizón hizo desparecer). Y no vemos que el Ayuntamiento, ni el PSOE, ni el PP, ni C’s, ni la Iglesia católica, estén mucho por esta labor… con la eterna excusa de que eso sería remover el rescoldo de la guerra. La mayoría de estos actores no se comprometen con la memoria histórica y algunos de ellos le dan la espalda sin contemplaciones.

   Ver que algunos actos en defensa de Pemán se han celebrado en las dependencias del obispado de Jerez, de la mano de la Asociación de Propagandistas Católicos, deja claras las cosas. Leer a Pío Moa en la revista de teología que publica el obispado no deja lugar a dudas de por dónde respira el sr. Mazuelos. El Ayuntamiento, por su parte, no ha querido quitar ni un símbolo franquista de la vía pública, habiéndosele pedido formalmente por parte de nuestra Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez. El Ayuntamiento está incumpliendo la nueva ley de memoria democrática de Andalucía, pero esto parece no importarle.

   El PSOE vive este asunto de refilón, de perfil, tratando de no ser visto en el centro de la foto. Se le pide que en Jerez apoye una moción municipal de adhesión a la querella argentina (como se ha hecho ya en la Diputación de Cádiz o en el parlamento de Andalucía) y se niega. Luego el PSOE de Jerez dice que abre una Oficina Municipal de la Memoria Histórica… pero tarda tres años en instruir unos expedientes de derogación de honores y distinciones a los picatostes del franquismo. El PSOE no quiere implicarse, como ha demostrado muchas veces, en este asunto. Dónde están los muchos militantes suyos que fueron masacrados por el fascismo es una cuestión que le preocupa pero muy en segundo plano. El PSOE está centrado, más bien, en restaurar tradiciones del franquismo como entregar la vara de alcaldía al Cristo de la Viga cuando llega la Semana Santa.

   A las organizaciones sociales que componen la Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez sí les importa la memoria histórica y sí van a seguir trabajando por ella hasta que en Jerez desaparezcan los símbolos franquistas, hasta que se sepa exactamente qué ocurrió con los centenares de fusilados que cayeron en las tapias junto a la plaza de toros y hasta que se erija un monumento digno -no el microscópico monolito mohoso que ahora está olvidado junto a la mezquita del Alcázar- a las víctimas del franquismo. Llevamos demasiado tiempo esperando dignidad, verdad, justicia y reparación.

   Seguimos, entonces, trabajando por esos objetivos proponiendo ahora unas III Jornadas de Memoria Histórica y Democrática que van a celebrarse en los salones del Alcázar de Jerez los días 11 a 13 de abril por la tarde con el siguiente programa:

Miércoles 11 de abril: Presentación a las 17,00h. “¿Por qué Jerez es la ciudad sin memoria?”, por Paco Sempere (memorialista), Cristóbal Orellana (archivero) y Francisco Reinoso (familiar de víctima del franquismo), a las 17,10h.; y “La ley de memoria democrática de Andalucía, retos y perspectivas de aplicación”, por Luis G. Naranjo (ex director general de Memoria Democrática de Andalucía y presidente del foro por la memoria de Córdoba), a las 18,30h.

Jueves 12 de abril: 17,00h.: “Avances y actualidad del memorialismo y de la investigación en la provincia de Cádiz”, por José Luis Gutiérrez Molina (historiador), a las 17,00h.; “Depurar, incautar, destruir… la represión contra el libro en Jerez durante la Guerra Civil, un capítulo de la represión cultural”, por José García Cabrera (investigador asociado al proyecto andaluz “Todos los Nombres”), a las 18,30h.; y Lectura dramatizada de un texto sobre memoria histórica y democrática, a las 20,00h..

Viernes 13 de abril: “Símbolos franquistas en la vía pública de Jerez”, por José Ruiz Mata (escritor y portavoz de la Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez), a las 17,00h.; Mesa de asociaciones de familiares de víctimas del franquismo: puesta en común, con la participación de asociaciones de Jerez, San Fernando, Campo de Gibraltar y Puerto de Santa María, a las 18,30h.; y Poesía y música contra el olvido y por la dignidad, con la participación de los poetas Manuel Saborido, Carmen Saiz, Blanca Flores, Dolors Alberola y Patrizio Pérez, a las 20,00h.

   Es de resaltar que estas jornadas van a celebrarse bajo un título-denuncia: “Jerez, la ciudad sin memoria” por los motivos a los que arriba nos hemos referido. Aunque en realidad lo que hemos querido decir es, más exactamente, que Jerez es una ciudad sin memoria para los fusilados, confiscados, torturados, depurados, rechazados, etc., por el golpismo militar de julio del 36 y el régimen que lo sostuvo durante años. Porque Jerez no tiene memoria para aquella carnicería orquestada por el comandante Arizón, pero sí ha dado honores, premios, condecoraciones, etc., etc., a todos y cada uno de los personajes que protagonizaron el golpe y sostuvieron el régimen durante 40 años, muchos de los cuales permanecen en la vía pública como si nada. Esta horrible desmemoria para unos, las víctimas que ni siquiera sabemos dónde están enterradas, y esta cuidada memoria pública de exaltación para otros es un maniqueísmo peligroso que debe terminar ya.

   Invitamos al pueblo de Jerez a que conozca lo que ocurrió acercándose y participando en las III Jornadas de la Memoria Histórica de Jerez y a que exija a las instituciones que cumplan inmediatamente la legislación vigente en materia de memoria democrática.

PLATAFORMA POR LA MEMORIA DEMOCRÁTICA DE JEREZ
09/04/2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Paso adelante en Jerez en materia de memoria histórica.

El movimiento memorialista sigue en España exigiendo dignidad, justicia y reparación. El nuevo gobierno parece más sensible a la cuestión, ...